¿Tu perro es de los que muerde y destruye todo lo que se encuentra?

Los motivos para que un perro se vuelva destructor pueden ser varios como estrés, aburrimiento, falta de ejercicio, ansiedad por separación y miedo a los ruidos fuertes.

Acá te dejamos 5 consejos para evitar estos comportamientos:

Educa a tu perro con normas claras y precisas:
Enséñale a morder solo sus juguetes. No lo confundas, por ejemplo, dándole zapatos viejos para que se entretenga.

Préstale la debida atención:
Quizá tu perro rompa cosas como una forma de llamar tu atención porque no le estás dedicando ni siquiera un rato de tiempo para jugar con él o para mimarlo.

Garantízale paseos y ejercicios diarios:
Los canes a veces se vuelven destructivos por aburrimiento o por exceso de energía

Evalúa si sufre ansiedad por separación:
En estos casos, podés optar por dejarle juguetes adecuados para que se entretenga y darle un buen paseo antes para que se canse y se quede más relajado durante tu ausencia.

Enséñale a no temer a los ruidos:
Lo más conveniente en estas circunstancias es acostumbrar al peludo gradualmente a los ruidos que lo asustan. Como siempre, premia sus avances con caricias, palabras de aliento y alguna que otro golosina de su agrado.