¿Cómo Aprenden los Cachorros?

Compartir

Desde la inteligencia sensorial basada en la asociación y el condicionamiento clásico más simple, los animales evolucionan pasando por la inteligencia asociativa compleja, la inteligencia por intuición o pre-abstracta, hasta llegar la inteligencia abstracta del humano.

LA MEMORIA

Los gusanos, peces, reptiles, aves o mamíferos aprenden gracias a la existencia de la memoria. La memoria es el almacén donde están todas las vivencias de un organismo.
Si no tuvieran memoria no se podría aprender, porque no recordarían el contenido ni la forma de responder. Por eso la base molecular de la memoria es simple y bioquímica, está en el ARN (ácido ribonucleico).
Se ha demostrado que todos los animales tienen memoria, desde un milimétrico gusano hasta un complejo ser humano.

¿Cómo Aprenden Los Perros?

En definitiva, la ciencia actual sitúa la inteligencia canina como una inteligencia asociativa basando su aprendizaje en el ensayo y error. De esta forma, los perros aprenden a través de la experiencia, no son capaces de analizar, deducir, inferir, imaginar o razonar, en definitiva, no son capaces de pensar.

Los perros aprenden a asociar estímulos entre sí y son capaces de anticipar una respuesta a través de procesos de condicionamiento. Un perro aprenderá que el sonido de la correa anticipa el suceso «calle», que un gesto o voz de su dueño implica recompensa o castigo, o puede entender cuándo le pedimos que se siente y cumpla determinadas órdenes, pero todo ello lo aprenderá por asociación de estímulos y nunca por deducción o reflexión, como hacemos los humanos.

El perro no es capaz de crear, sino que asocia lo que ya conoce. Muchas veces decimos de un perro: «¡Qué listo es!, ¡sabe que ha hecho algo malo!», cuando lo que ha hecho en realidad es dar una respuesta condicionada por el miedo a una serie de estímulos previos al castigo, los cuales se produjeron antes de ser castigado.

A veces, una simple mirada al descubrir el indebido excremento en el pasillo es suficiente para que el perro dé muestras de miedo o huya a esconderse. Crea que el perro no sabía que estaba mal hecho, aunque parezca lo contrario, y esto es, sencillamente, porque los perros no pueden pensar.

En ocasiones, un perro puede aprender a evitar el castigo o escapar de él y, en otras, a obtener una recompensa. En todo caso, los perros aprenderán a evitar las situaciones negativas y provocar o buscar las positivas.

¿Aprenden por Imitación?

Los perros no pueden aprender por imitación como lo hacemos los humanos y también los grandes primates, aunque estos últimos, en menor grado.
La imitación implica un cierto razonamiento abstracto y espacial, es decir, algo que se aleja de la inteligencia canina. Los perros aprenden por moldeado (moldeling) y no modelado (imitar modelos).
El moldeling o moldeado consiste en aproximarse poco a poco a la respuesta correcta, a base de recibir el refuerzo correspondiente en un determinado momento.
De esta forma, el perro podrá aprender a abrir una puerta o a escapar de una valla para recibir un premio o evitar un castigo.