Al llegar un cachorro a la casa te das cuenta que todo llega a cambiar. Al principio puede ser difícil debido a que requieren mucha atención. Acá te dejamos algunos consejos para que tu nueva mascota crezca sano y sobre todo ¡MUY FELIZ!

1. El cariño

Los primeros días de tu cachorro en la casa puede que se la pase llorando, sobre todo por las noches. Pensá que se acaba de separar de su familia perruna y se puede sentir triste. Es por esto que tenés que darle mucha atención y cariño para que se sienta querido y protegido.

2. La alimentación

La base fundamental para que nuestro cachorro crezca sano está en su dieta ya que esta garantiza su crecimiento y buena salud. Los primeros meses tenés que asegurarte que coma un alimento completo y de calidad, y que se adapte al tamaño del perro.

3. La medicina preventiva

La medicina preventiva es otro pilar básico para que tu cachorro crezca sano y fuerte, sobre todo en sus primeros seis meses de vida. Es por ello que debés visitar regularmente a su veterinario para que revise si encuentra alguna patología. De esta manera, será más fácil detectar un gran número de enfermedades congénitas.

Por otra parte también se debe cumplir con su calendario de vacunas y desparasitación, tanto interna como externa. Si hacés esto, garantizás el óptimo desarrollo y crecimiento de tu cachorro.

4. La higiene

A un perro no solo hay que bañarlo y asearlo, sino que también hay que cepillarlo todos los días si tiene pelo largo y al menos tres veces por semana si lo tiene corto. Así, garantizamos la salud de su piel y de su pelo, haciendo que luzca siempre sano y brillante. No olvidés también limpiarle las orejitas y mucho menos su salud bucal. Muchos dueños de perros no prestan atención a la higiene bucal de su mascota y cuando son mayores llegan a tener problemas de dolor de encías y de sarro en los dientes, provocando que el perro sufra de dolor en la boca.

5. Su educación

Tu perro debe ser educado y adiestrado desde los primeros días que llega a casa, para que sepa dónde debe hacer sus necesidades, qué puede hacer y qué no puede hacer. Tenés que enseñarle a no morder tus cosas, para ello regalale juguetes que él pueda morder y que hagan que se olvide de tus muebles. Las horas de juego son fundamentales para tu mascota; cuando son cachorros tienen mucha energía y necesitan estar entretenidos. Es por eso que debés jugar e interactuar con él, esto también es una buena forma de que mejoren su vínculo.

¡Ya verás como tu perro crece feliz y sano!