La llegada de un nuevo miembro de cuatro patas a la familia siempre nos trae mucha felicidad y nos llena de amor. A todos nos encanta la idea de compartir buenos momentos con nuestro nuevo mejor amigo, sin embargo, los perros necesitan cierta disciplina y paciencia para poder disfrutar de ellos al máximo.

Por desconocimiento y, por supuesto, sin malas intenciones, como dueños de mascotas no siempre hacemos las cosas bien. En este artículo te contaremos cuáles son algunos errores frecuentes que cometemos al educar a un perro.

  1. No socializarlo

La socialización es muy importante en el desarrollo emocional de nuestra mascota. Con la llegada de un cachorro a casa, debemos dejar que se relacione con nuestros amigos, familiares y otros perros. Un perro socializado tiene como resultado un perro sano mentalmente y fácilmente adiestrable.

  1. No usar el refuerzo positivo

El refuerzo positivo consta de premiar los buenos comportamientos de nuestro perro y enseñarle órdenes. Aprender una orden es algo que consumirá mucho tiempo con nuestra mascota y si no se premian sus logros posiblemente luego no va a querer participar en las sesiones ya que no verá una recompensa.

  1. Ignorar los malos comportamientos

Nuestra mascota necesita disciplina y no es correcto omitir los malos comportamientos por miedo a hacerle sentir mal. Disciplinarlos no debe implicar gritos ni castigos físicos pero si enseñarle que eso NO o aquello SÍ. Siempre sé firme, tu expresión facial debe indicar que le estás queriendo enseñar.

  1. No ser constante

Para enseñarle órdenes a nuestra mascota debemos ser constantes, ellos no aprenderán a la primera. También es importante que todos en la casa estén de acuerdo en enseñarles lo mismo. Si nosotros le decimos una cosa y otro miembro de la familia otra cosa opuesta, el perro hará lo que él quiera.

  1. No entenderlo

Debemos conocer su lenguaje corporal para facilitar el proceso de adiestramiento, ésta es una de las mejores maneras de educar correctamente a los perros.

Conociendo su lenguaje corporal, sabrás si está nervioso, inquieto o feliz y podrás determinar si es un buen momento para enseñarle algo, si está disfrutando o si ya se encuentra cansado.

  1. No debemos humanizarlo

Un gran error a la hora de educar a un perro es humanizarlo. No hay que sobreprotegerlo ni consentirlo como si fuera un niño pequeño porque no lo es. Por supuesto que hay que cuidarlo y tratarlo con cariño y respeto, pero sin exceder nunca los límites.

  1. Olvidar su ejercicio diario

El ejercicio es punto importante de la salud física y mental de nuestro perro. Si nuestra mascota está sana y equilibrada aprenderá fácilmente. Tomá en cuenta cuánto tiempo de ejercicio diario necesita tu perro para que así consigás tus objetivos.

Estos son los errores más comunes al educar a un perro, los cuales debés tener cuidado de no cometer si querés lograr el éxito en el adiestramiento. La paciencia, el cariño y la constancia siempre son la clave a la hora de trata con nuestras mascotas.